domingo, 27 de noviembre de 2011

Reflexión semanal

Si no estás contenta con algo en tu vida, tienes muchas veces el poder de cambiarlo. No tienes por qué vivir en constante lucha con tu presente y en descontento con las circunstancias actuales. Afronta el problema con firmeza y trata de ganarle la batalla.

En muchas ocasiones nos encontramos en un lugar de trabajo poco atractivo, haciendo algo que no nos gusta, conviviendo con la persona equivocada, quizás con un estilo de vida erróneo, una dieta desequilibrada...etc.,  sin saber que siempre hay una iniciativa que nos ayudará a salir de ese camino y a conocer opciones nuevas y por supuesto mejores.

Es cierto: no siempre cambiar en un tris es posible. No siempre las circunstancias son las más propicias, por ejemplo, para decir "dejo mi trabajo y me aventuraré a hacer algo que me guste".

Por este motivo siempre he sido muy partidaria de tener un Plan B. O sea, no es que dejes todo de golpe, pero anímate a tener siempre alguna carta debajo de la manga. Algo "por si acaso". El plan B me ha ayudado mucho a lo largo de mi vida y es algo que recomiendo que hagas, porque da buenos resultados. Prepara tu plan B !

Un plan B puede visualizarse como: un plan de salud, de ahorros, aprender un idioma, una manualidad, preparar un nuevo presupuesto, tener iniciativa de socializar más y conocer gente nueva... entre otras cosas. Y no sólo es la preparación sino la visualización constante en tu mente, en tu alma, de que puedes lograrlo. No permitas que ninguna corriente negativa a tu alrededor te domine.

En conclusión:  mucha gente no se imagina ni en una cuarta parte las cosas que tiene poder de cambiar isi tan sólo se lo propusiera!