lunes, 5 de marzo de 2012

Adelgazar... sanamente

Tienes problemas de sobrepeso? Estás desesperada porque sientes que hasta el agua te aprovecha? Mucho ojo a la hora de consumir pastillas o cualquier tipo de adelgazante que te ofrezca la milagrosa "salida", pues puede resultar peor el remedio que la misma enfermedad.

Recién fallece en mi país una humilde joven de 25 años, llamada Katy Paulino a quien se le vendió el milagro de las pastillas chinas (de uvas verdes) para adelgazar. Trás su consumo, se le desató a la chica un fenómeno muy extraño en el cuerpo, el cual hizo que su vientre se inflamara como el de una mujer embarazada de quintillizos. Llevaba desde el 2008 produciendo un líquido abundante y misterioso que la llevó a la muerte. La joven falleció ayer sin un diagnóstico real y lo peor de todo es que no fue sacada del país para una posible solución, a pesar de constantes peticiones públicas por parte de su madre.

Las imágenes de la joven mujer son chocantes y prefiero no compartirlas por aquí. Pero si quiero compartir con ustedes un consejo sano y es el siguiente: si quieren perder peso, no permitan que el deseo de ser o estar más delgada se convierta en una obsesión, en una constante desesperación que te lleve a recurrir a cualquier método para bajar peso o medidas lo más rápido posible.

Ríjanse por lo natural y con ésto no me refiero a pastillas o a tés naturales, sino al ejercicio, a la buena dieta- alimentación balanceada... dejar que las cosas fluyan a su tiempo y no a la velocidad de un rayo.


Hay agentes externos a los que nuestro cuerpo no se acostumbra ni reacciona de buena manera al momento de consumirlos, entonces mucho ojo con estas famosas vías de adelgazamiento fortuitas. Es mejor consultar con un nutricionista antes de tomar sustancias desconocidas... por más naturales que nos parezcan.

A mi me ocurrió una vez con unos productos naturales... que hoy día aun se venden en el mercado. Yo tenía unos 18 años cuando inicié con este régimen. Consistía en unas 8 pastillas al día y dos batidas con leche descremada. Al poco tiempo comencé a padecer insomnio, zumbidos de oído y mareos. Fue cuando me sucedió ésto último que decidí cortar de raíz y JAMAS volver a  "inventar" con estos métodos.

A mi me fue bien cuando dejé el famoso "régimen" y hoy puedo hablar de mi experiencia, pero a otras personas no, como el caso de Katy, quien hoy no puede llegar a contarnos lo que le sucedió.

Cuidemos de nuestro cuerpo, amigas. A ejercitarnos cada vez más y a comer más vegetales, proteínas y menos carbohidratos. Pero no los reduzcas del todo! No cortes ninguno de ellos de raíz! Cada uno de ellos es vital para nuestra salud y lo que hay es, que balancear las cosas.

Un abrazo y seamos constantes tratando de lograr nuestro objetivo... mas no olvidemos: todo a su tiempo.