miércoles, 31 de octubre de 2012

Pasteles ♥ Reflexiones cortas



La gran lección de los sabios es la paciencia; la certeza de que todo - lo bueno y lo malo- es transitorio en esta vida.

El absurdo sentido de "la realidad" debilita al hombre cuando más necesita su fe y su fuerza. A veces es necesario aprender a soñar y a confiar en la realización de nuestros anhelos.

Dios apenas nos pide que escuchemos lo que el universo nos dice: sobre todo que tengamos paciencia.



Nadie pierde a nadie porque nadie posee a nadie.
Y esta es la verdadera experiencia de la libertad:
tener lo más importante del mundo sin poseerlo.




Nunca olvides que 
la imperfección
también es belleza.