miércoles, 17 de octubre de 2012

Reflexión Semanal წ Cuidar tu cuerpo

Muchas personas se dan a la regular tarea de admirar a otras por su físico, no simplemente por la belleza de sus rasgos, sino por lo jóvenes y saludables que se mantienen con el paso de los años.

Debes saber que tú eres el amo o ama de tu cuerpo, que según y bien reza la Biblia, es como un templo sagrado.  Encárgate de él, no lo dejes derrumbarse: no lo conviertas en ruinas. 

Si lo haces, verás resultados más que satisfactorios. Hay que tratar de seguir siempre la línea de lo equilibrado: comer balanceadamente, elegir buenos alimentos, desechar lo que sabemos que nos hace daño pero sobre todo : evitar los excesos.




Excesos que no debemos permitirnos con frecuencia: alcohol, trasnoches, el mismo café, bebidas carbonatadas azucaradas, los dulces, la exposición prolongada o frecuente al sol o a rayos UV artificiales, entre otros malos hábitos impuestos por la sociedad o el estilo de vida de antaño y del moderno.

Y no deberíamos permitirnos nunca : el cigarrillo ni el uso de drogas (a menos que éstas sean prescritas y con fundamento).

Evitemos también las hormonas mientras podamos, sobre todo las de ciertos métodos anticonceptivos. Es un tema muy delicado y controversial que me gustaría tratar alguna vez en el blog o incluso en el canal. 

Sé que habrá contrariedades con el tema citado. Pero se sorprenderían ustedes, mis amigas, al conocer ciertos datos.  A veces creemos que le hacemos un bien al cuerpo, por ejemplo mujeres que durante la menopausia consumen una gran cantidad de hormonas para lidiar con los efectos de dicha etapa. Mas es todo lo contrario, los resultados son aún más dañinos o nocivos que sudar a toda hora por los constantes calores o cambios de humor extremos.

En lo personal, puedo decirles que nunca he sabido lo que es una pastilla anticonceptiva. Nunca he probado  la primera y no tengo intención de hacerlo; tampoco he obtenido resultados indeseados tras seguir la línea de lo más natural. Para métodos de esa índole existen opciones que no repercuten tanto en el organismo, sobre todo si tienes herencia de cáncer en tu familia- como es mi caso.

En fin, ése ya es otro tema y lo voy a postergar para otra oportunidad. Pero recuerden, no se trata de juzgar a nadie, para mi es muy personal lo que cada quien hace para evitar embarazos no deseados. Al menos en cuanto a mi concierne, esa es mi visión del asunto.




Retomando lo de nuestro templo: Que no te falte NUNCA el ejercicio físico regular, es algo en lo que siempre hago hincapié, que no sólo tu cuerpo aprobará y agradecerá, sino incluso también tu ser interno, tu alma misma lo apreciará.

Hábitos saludables harán de tu cuerpo un templo bien erigido. Pero debes empezar hoy mismo! No lo pospongas más.




Cuida bien de tu templo, esa edificación perfecta que es tu cuerpo. 

No olvides: nunca es tarde para comenzar y optar por vivir más y mejor ஐ