lunes, 13 de mayo de 2013

Buscando Respuestas

Muchas veces nos sentimos atormentados por una pregunta que nos ronda el pensamiento, una interrogante constante que se mece en nuestras mentes y que nos impide pensar con claridad y lucidez, incluso hay algunas que nos quitan el sueño.

Libérate y busca esa respuesta. No te quedes con la interrogante. Sea lo que sea, afronta la situación directamente. 

Así se trate de un trabajo al que quieres aplicar, un proyecto que iniciar, de un miedo que vencer, o aún de una posible relación sentimental: trata de buscar la ansiada respuesta y salir de ese gran tormento.

Pero ojo: no cuentes con que siempre la respuesta será positiva.



Un inminente y tal vez sorpresivo no puede asomarse, lentamente o quizás de repente y derrumbar toda posible esperanza alojada en tu corazón.

Pero al final, da las gracias porque ya tienes la respuesta. Y estarás más tranquil@. Sí, dolerá al principio, pero podrás ver ahora las cosas mucho más claras y lograrás avanzar en tu camino.

Un NO no siempre es sinónimo de fracaso, ni de frustración, muchas veces significa que debes cambiar de norte y tomar otro rumbo. No importa lo que pase, pero sigue adelante. Quizás ahora mismo las cosas no luzcan tan claras, pero luego ya verás que sí.

Quién sabe los múltiples dolores de cabeza que te estás evitando con esa negativa?

Sólo Dios lo sabe; pero no te olvides de agradecerle a Él o a la vida porque ya obtuviste la anhelada respuesta, sea ésta positiva o negativa.

Haz las paces contigo mism@ y no te culpes por los inconvenientes que surjan, porque son parte de la vida y nos hacen más fuertes... indiscutiblemente, nos harán mucho más fuertes.

Dicen que los caminos rectos y sin baches no hacen al buen conductor, tendremos que pasar por múltiples curvas y obstáculos (e incluso estar al borde de precipicios) para hacernos de verdad choferes con experiencia!

Mucho ánimo, que nunca es tarde si la dicha es buena (pensemos que siempre seremos dichosos)