viernes, 14 de junio de 2013

Persistir

Quién dijo que sería fácil?  

Quieres a veces que tu vida dé un giro, pretendes hacer cambios en ella, pero el deseo de lograr algo no quiere decir que de hoy a mañana va a suceder, ni que todo se podrá materializar a corto/mediano plazo sin obstáculos.

Más bien, debes estar alerta: porque ahí estarán conspirando las negativas, tratando de troncharte los sueños y de repetirte que es muy tarde, o que simplemente no es posible.

Hay que pasar por muchas y muchas adversidades para poder llegar a conseguir lo que tanto se anhela. Hay que caer, levantarse, volverse a caer y en algunos casos, volver a empezar desde cero. 

Lo más importante es ganarle la batalla a las caídas. Y la mejor forma de hacerlo es levantándose cada vez, aunque no sea inmediatamente. Asegúrate de que cuando caigas,  no sólo te levantes, sino que lo hagas con una sonrisa.



Valdrá la pena al final tanto desasosiego? Claro que sí. Luego de obtener aquello por lo que tanto luchas, todo trago amargo será parte de tu pasado, te dará una gran lección y quedará sólo un dulce sabor en tu paladar, ése que sólo conoce la gente exitosa... triunfadora.

Pero... quién ha dicho que sería fácil? Es en muchas ocasiones muy complicado, difícil, frustrante, a veces te levantas de tu cama cada día, desesperanzado y fuera de enfoque, pero hay que continuar, persistir y no desmayar ante las innumerables puertas que se cerrarán ante nuestras narices.

Que esa puerta se cierre, no quiere decir que no eres suficientemente capaz, que eres menos, o que no hay entradas disponibles en otros lugares... nuevos y mejores.

Y recuerda esto,  por más que otros te digan lo contrario, lograr la meta, tan fácil no será. 

Pero... quién dijo que lo sería?


Sigue tratando.