sábado, 12 de octubre de 2013

Octubre: Mes de Lucha Contra el Cáncer de Mama


La mejor forma de honrar a una persona cercana fallecida víctima del cáncer de seno es cuidando nuestro propio cuerpo a fin de prevenir o de atacar la enfermedad a tiempo en caso de padecerla.

Cómo hacerlo? Pues visitando regularmente a nuestro médico especialista (ginecólogo/a) para hacer todos y cada uno de los chequeos pertinentes con la finalidad de prevenir el mal o de descubrirlo a tiempo. 

A tiempo es muy posible que no corras la misma suerte que tu familiar. En mi caso, perdí a mi madre hace trece años a manos de esa fatídica enfermedad. Ella sólo contaba con 50 años y con mucho amor por la vida, por su familia. Su principal enemigo o arma en contra: el miedo de tener que enfrentar un diagnóstico maligno.

Mi mamá se sintió una pequeña protuberancia en el mes de febrero y no fue hasta noviembre que se armó de coraje para ir al médico. Ella tenía mucho miedo debido a su historial familiar y a sus tristes desenlaces, entonces, este sentimiento terminó controlando sus acciones.  Para ese entonces, ya el cáncer había hecho estragos, apoderándose de un considerable número de ganglios en las axilas.

Posteriormente, unos seis años después de su diagnóstico inicial, terminó con metástasis en el estómago y pulmones.

El miedo es nuestro peor enemigo. Ármate de valor para ir al médico tan a menudo como sea necesario. Más aun si tienes antecedentes familiares considerables.  También a manos de ese cáncer perdí a mi tía y a mi prima, madre e hija respectivamente.

Y, aunque no tengas antecedentes, también debes cuidarte y hacerte el tan conocido "autoexamen".  Todas debemos hacernos el mismo, sin importar nuestro historial familiar. Normalmente me realizo el auto-examen en la ducha mientras enjabono el área del busto. Es una forma efectiva de palpar cualquier protuberancia por más pequeña que sea.

Otra idea que me ha servido de mucho: mi ginecóloga me ha dicho que no debo hacerme la odiosa/incómoda mamografía sino hasta que cumpla los 50 años de edad. Entonces lo que me practican anualmente es una ecografía (sonografia) del busto. Es bastante cómodo este proceso, no es muy prolongado, es además 100% preventivo.

Muy seguro método, es un examen bastante minucioso- me asegura la doctora- y certero además en sus resultados.

Si no conocías sobre éste, anímate a consultarle a tu médico. Te evitarás muchos dolores de cabeza!!

Luchemos en contra de esta maligna enfermedad a manos de la cual hemos perdido a tantos y tantos seres queridos.

Basta de sufrir por algo que podemos controlar/prevenir en más del 90% de los casos.



Únete a la lucha y comparte este artículo con tus amistades y otros seres queridos.