viernes, 17 de enero de 2014

Leche de Almendras - Sus Beneficios

Últimamente me he dado a la agradable tarea de tomar leche de almendras. No sé, pero desde siempre he sido fanática de este fruto seco y me encantan su sabor, su aroma, propiedades nutrientes, en fin, creo que todo.

El otro día estuve en el supermercado y di con un cartón de leche de almendras de la marca ALPRO. Para mi sorpresa, bastante cara (unos €2,40 el litro)… pero aún así soy cabeza dura y opté por probarla. 

No me decepcionó en lo absoluto, debo decirles que es sabrosa y que posee muchas características que hacen que amerite ser consumida. Voy a compartir varias de ellas:

- No contiene lactosa, así que si eres intolerante a la misma, una opción sería consumir la leche de almendras.

- No sabe a leche de vaca ni se asoma al sabor de la leche de soja, pues sé que a muchas personas les desagrada el sabor de éstas.




- Es rica en vitaminas E, D y A, vitales para el organismo y también contiene magnesio, potasio y calcio.

- Contiene menos calorías que la leche de vaca. 70 por vaso, mientras que la leche de vaca contiene aproximadamente 86 calorías.

- Sirve para mejorar la digestión, incluso se habla de que es beneficiosa para el colon y que protege las paredes intestinales. También se habla de que reduce el colesterol dañino, preservando el bueno.

- Nuestro tema belleza, también se incluye con la leche de almendras, ya que se conoce que es también estimulante del crecimiento del cabello y las uñas, por la vitamina B2 que también se encuentra en ella.

Y entre otras cosas… sabían que es posible prepararla en casa? Yo no me atrevo, soy muy mala para estas cosas pero si a ti te gusta experimentar con cositas nuevas, te animo a intentarlo. Te dejo una receta que copié de una página web de nutrición.

Simplemente dejas remojar las almendras por la noche, al día siguiente las licuas con un poco de agua, viertes la mezcla a través de una gasa, la exprimes bien con tus manos en una jarra, puedes agregar opcionalmente un poco de Stevia (endulzante natural), una pizca de sal, la refrigeras y listo!

Fuente: Alice Cohen




La has probado ya? Anímate y cuéntame si te gusta.

Gracias por leerme. Un beso ENORME xoxo