domingo, 13 de abril de 2014

Cómo te sientes?... Y tú?

Hoy quiero compartir con ustedes una reflexión que se me ocurrió hace pocos días, mientras conversaba con alguien cercano y realmente me di cuenta de que el centro del diálogo, el foco se concentraba en esta persona.

No sólo una sino repetidas veces...





No hubo ni hay todavía tan sólo un minuto de detenimiento para preguntar, de su parte, qué tal de mí, cómo estoy, qué de mi vida. Todo era su entorno, su mundo y sus interminables problemas.

Ciertamente, los amigos, familiares, estamos para escuchar y dar apoyo moral incondicionalmente, ayudar, orientar en caso de que podamos hacerlo, claro está, porque no siempre podemos aconsejar  y dar pautas sin saber, sin haber afrontado una situación similar. Debemos sí hacernos presentes y decirles que claramente, estamos aquí.

Sin embargo, despertemos y démonos cuenta de que no todo es NUESTRO mundo. También la otra persona atraviesa sus dificultades y tiene su vida, ahí del otro lado del auricular, o del otro lado de nuestra propia silueta, de nuestro enriquecido ego quizás, o de nuestro "solitario" hábitat: hay más gente.

Y esta gente necesita también ser escuchada... y sentirse querida, correspondida.

En fin, reflexionemos juntos sobre esto. Sentémonos un rato a analizar que no estamos solos en el universo, que no somos el personaje de Will Smith en I am Legend (la última persona viva del planeta) y analicemos también que los demás, es decir nuestro prójimo, también cuenta.

Así que la próxima vez que te toque conversar con alguien, ya sea cara a cara o de manera virtual, sea como sea, trata de hacer un stop y preguntarle: Y tú? Qué tal te encuentras?


Un abrazo enorme y feliz domingo.