viernes, 23 de mayo de 2014

No llega... Reflexión Semanal

En el día de hoy en lugar de atormentarme, optaré por pensar que las cosas o la gente que no llega a mi vida por más que quiero y trabajo por ello, es porque necesariamente no debe estar aquí, pues al final no todo lo que ansío debe llegar a ser, debo mejor dar gracias a Dios porque lo más probable es que si no llegan, es porque no me convienen y porque quizás teniendo ese deseo cumplido a la mano o a mi lado terminaría sufriendo más.







Entonces al final, por qué llorar o sufrir por lo que no es ni siquiera mío? Por lo que no he vivido, palpado o conocido? Por qué perder incontables horas de descanso pensando en el por qué? 

Si la vida, el destino mantienen todo eso alejado de mí es porque no debe llegar a ser... simplemente no conviene que sea.  Es posible que deba cambiar de rumbo si ningún plan de acción parece ser efectivo.

En conclusión, agradezcamos hoy a Dios no sólo por lo que llega a nuestras vidas sino también por lo que no, por aquello que nos evita tener por algún motivo, porque por algo se aleja de nuestro sistema. No forcemos las situaciones.

Pensemos, que al final, es muy probable que nos estemos librando de dolores de cabeza aún mayores a los presentes. O simplemente, nos ahorramos de objetos, personas, o situaciones que no estaban destinadas a ser manejadas eficazmente por nosotros.

Creamos un poco más en nosotros y cambiemos de perspectiva... nunca de humor, si éste es bueno por supuesto.

Les deseo un feliz fin de semana!