lunes, 15 de septiembre de 2014

Camino al Otoño

A muchas les parece el otoño una época sosa, fría y sobre todo gris, lluviosa. A mí en particular me parece una estación encantadora y como coincide con mi cumpleaños, también me parece especial.

Me encantan sobre todo los contrastes de las hojas amarillas, naranja y rojas, las bajas temperaturas, sentir que mi piel y mi cabellera agradecen esas bajadas repentinas de veinte a diez ((grados C.)), por dar un ejemplo, noto inmediatamente cambios favorables. Piel más firme y cabellera con más brillo.

Esos contrastes hacen de la temporada algo especial, insisto, sin temor a que quizás muchas personas me lleven la contraria ;)



También ver que ya a las 5:30 pm está oscureciendo y que las noches son más largas. Noches acogedoras en el sofá tomando un suculento chocolate caliente, o un capuchino, degustando algún churro casero, o tostadas francesas... ¡no tiene precio!

¿Y qué decir de la moda? ¿Los tonos de temporada? Una total delicia. Cambiar los vestidos y camisetas con shorts, por los jegins, las botas, los maillots, suéteres, las bufandas o fulares. ¡Para mí  todo eso es ideal! 





Claro, también debemos tomar en cuenta que los cuidados de la piel deben variar, ser más intensivos, profundos, más hidratantes porque la piel suele resecarse si no tomamos precauciones y lo podemos palpar- lo sentimos (en su tirantez, por ejemplo).

Los puntos a enfocar durante esta época son para mí: los labios, el rostro y las manos.

El cuerpo, por supuesto también se mima y se deja mimar para estas fechas. Baños calientes de burbujas, aroma-terapia, peelings, piedras y aceites corporales, además de las lociones/cremas hiper-hidratantes.






El pelo también, incluir aceites en mi rutina semanal, aplicarlos por lo menos media hora antes de lavármelo.  Mascarillas o tratamientos acondicionadores reparadores, hidratantes y todo a profundidad extrema.

Pero en fin, amigas, a sólo vísperas de su inminente arribo, debo decirles que me encanta el otoño (me he enamorado lentamente de él) y si bien es cierto que ver caer las hojas, los cambios drásticos de temperatura y la falta de sol nos suelen deprimir, es bueno comenzar a ver el lado positivo de esta gran estación, prepararnos mentalmente porque no es ninguna tragedia, más bien es una época repleta de contrastes y de cambios en su mayoría agradables, a mi entender.

Enámorate de él...

¡Feliz otoño a quienes lo vayan a recibir conjuntamente conmigo! xoxo