sábado, 28 de marzo de 2015

Mi Experiencia Con...

Inicio a partir de hoy esta sección semanal dentro del blog y como lo indica el título será cada vez una mini-reseña acerca de primeras impresiones, ya sea de un producto específico de belleza o de alimentación/nutrición. 

Quisiera empezar con dos productos, en principio con la crema facial Redermic C de La Roche Posay que gracias a una amiga muy cercana tuve el placer de conocer.

También compartiré mi experiencia con la recién lanzada "beyond perfecting" que funge como base y concealer de Clinique.







La Roche Posay Redermic C, crema rellenadora para pieles sensibles.


Se trata de un tratamiento a base de vitamina C que promete tratar la piel seca, rellenando arrugas y líneas.


La verdad es que la sensación que tuve durante los primeros días fue de un cambio favorecedor, la piel se sentía más lisa, fresca y jugosa. Mas con el paso de los días, creo que se termina acostumbrando el tejido cutáneo a su fórmula y ya no notas mucha diferencia.








La recomiendo, a pesar de esto último porque es de esos productos que te percatas actúan al instante de ser aplicados, la crema es ligera al tacto, se siente muy hidratante, nutritiva y por ende beneficiosa para la piel sobre todo si ésta tiene tendencia a la resequedad.

Su aroma puede resultar algo empalagoso. ¡Ojo!

Su precio ronda los 25 euros por 30 ml de contenido (Fuente: Amazon Alemania).


Clinique beyond perfecting Foundation + Concealer



Su fórmula es muy concentrada y el tono para mi tez resultó ser el adecuado. Tenía muchas, bastantes expectativas sobre este producto, pues promete bastante, sobre todo porque es dos en uno, muy práctico su concepto, bien pensado diría yo.

Empleé el tono Neutral (09) para esta prueba. Dice tener un acabado mate y natural.

La verdad y para ser justa, la base es muy encubridora en su formulación, por esa parte estuve muy contenta, mas para pieles como la mía (de normal a seca), resulta ser demasiado densa.

Desafortunadamente no tuvimos química, ninguna. El producto se empasta, me es difícil de trabajar y  para colmo de males me provoca el efecto bizcocho (en inglés, cakey effect).







De inmediato lo desestimé. Menos mal que fueron unas muestras y que no invertí en este artículo porque me hubiera dolido considerablemente.

Cuesta unos 30 euros (Fuente: Douglas Alemania), por 30 ml.

No es para mí. Quizás está pensado para pieles grasas... mixtas a grasas. No lo sé. Para la mía en definitiva resultó ser un fracaso.




¡Y eso es todo por hoy!

Les deseo un lindo fin de semana. Con esta sección repetiremos la próxima semana. Un besito!

xoxo