miércoles, 15 de abril de 2015

Truco: Aprovecha tu Crema de Contorno

Hola, qué tal? Espero que todo muy bien. He tenido unos días bastantes afanados últimamente pero no pretendo olvidarme de este espacio en el cual puedo compartir secretos, tips y sobre todo consejos de belleza, salud, moda y la vida diaria en general, que espero puedan venirles tan bien como a mí. 

Hoy me atrevo a hacer público un truco de belleza que quizás es de la abuelita y que muchas sobradamente conocen, pero que no conocí yo hasta hace poco e igualmente me gustaría hacer partícipe de él a las que lo ignoran, para que lo puedan poner en práctica a partir de hoy- si les gusta, claro está.




Se trata de aprovechar la aplicación de nuestra crema de contorno. Como digo, reitero, no es un descubrimiento extra-galáctico ni nada por el estilo :) pero que a mí entender puede hacernos muy bien a tod@s.

Empezando sin más rodeos diré que normalmente nos aplicamos nuestra crema de contorno, pues, por supuesto en el área del contorno de nuestros ojos. Usualmente damos masajes circulares suaves, usando los dedos anulares- por lo menos es lo que hago- para activar la circulación y tratar de eliminar, atenuar o bien, prevenir las bolsas. 

Sin embargo, muchas veces se nos escapa la zona del entrecejo. Nos olvidamos de esta importante parte del rostro, que requiere de especial cuidado y dedicación, porque se aja muy fácilmente, sobre todo una vez llegados los 30+. 

Hace poco más de 1 año conocí a una colombiana quien tiene unos 50 y tantos años y luce un rostro envidiable. Le comentaba que su piel estaba deslumbrante y cuando me comentó su edad no me lo creía. Le dije: pero es no tienes líneas de expresión, sobre todo me llamó la atención la parte de la frente, el entrecejo, donde normalmente se nos marcan dos o más odiosas líneas.

Ella me comentó: es que me aplico siempre, desde hace ya mucho tiempo por lo menos, la crema de contorno en el área citada.

Ahí pues, radica este truco: debemos aplicar nuestra crema de contorno en el espacio que queda entre nuestras cejas.

No voy a hablar de marcas, no es importante, simplemente emplear nuestra crema predilecta de contorno. ¡No hay imposiciones ni peros!




Otro tip colateral de esta práctica sería dedicarle al menos 3 minutos diariamente a la zona del contorno, aplicándonos la crema habitual y dando a la vez unos masajes suaves y constantes en la parte citada. Esto ayuda bastante a prevenir más líneas y arrugas.

Estiremos la piel a la vez haciendo uso de la yema de los dedos, hacia el exterior, muy delicadamente.

Nada más, mis estimadas. Éste ha sido el breve y sencillo truco del día de hoy. Espero que haya resultado útil y que sobre todo cuidemos al máximo de nuestra piel, en este caso, mimémosla a diario con ejercicios estimulantes anti-fatiga en los músculos y el tejido que enmarcan esta zona.

¡Feliz resto de la semana! Gracias por leerme.