sábado, 2 de enero de 2016

2016: Nuevos Comienzos

Iniciamos un nuevo periodo, 12 nuevos capítulos, cada día una nueva oportunidad.


Muchas pensamos si debemos insistir en lo que no logramos obtener durante el periodo anterior. ¿Debemos persistir?

Pienso que debe darse la situación, en el ámbito que sea. Si lo que deseas o añoras tanto tiene que ver con dos partes, tú y la otra, debe darse de ambas. Intención, atención y dedicación de parte y parte.







Si ves que de aquel lado no hay señales ni esperanzas, mejor cede y busca nuevos horizontes.

En muchos casos, nos paralizamos y nos limitamos por estar deseando imposibles.


Cegamos otras oportunidades quizás mejores, por estar empeñadas en las negativas constantes. Nos repetimos siempre la misma cosa, se la inculcamos incluso a la gente cercana. Y no, no puede ser. Debemos ser un poco más optimistas... sí, aunque la vida nos haya otorgado una infinidad de negativas.

No se puede nadar en contra de la corriente. Si ves que algo no se da, por H o por R, replantéate otras  y quizás nuevas metas.

Que este año sea para tod@s un trampolín de muchos logros, sueños que por fin veremos materializarse.


Nunca dejes de soñar. Las personas que ven la posibilidad, la materialización de esos hechos en sus mentes y sus corazones, en todo lo que se proponen, ya tienen un paso ganado, hacia adelante por supuesto.

Siempre habrá motivos por los que podemos estar felices, siempre habrá una luz al final del túnel y mil razones para sonreír y ver la vida en tonos alegres.

Que Dios sea nuestro constante acompañante en estos nuevos caminos. No se lo dejemos todo a Él, recordemos que, por muy creyentes que seamos y por mucha fe que tengamos hay que hacer nuestra parte.

Y también tengamos en cuenta que en muchos, pero muchos de los casos, no será fácil la tarea de conseguirlo. Es justo aquí donde se aplica la frase: De un mar tranquilo jamás saldrá un marinero experimentado.

Es simple: Propongámonos ser más felices con lo poco o lo mucho que tengamos ahora. Las cosas siempre están propensas a cambiar, pero, trabajemos arduamente por ellas.

La actitud y la aptitud también cuentan. Ambas cosas en igual medida. No pretendamos saberlo todo ni aceptar ideas, opiniones ajenas. Que nuestra humildad salga a relucir ante todo. Y por otro lado, no paremos nunca de aprender, jamás nos dolerá el hecho de adquirir nuevos conocimientos.

Y nunca será demasiado tarde para un nuevo comienzo. ¡Ánimo y a echarle ganas!


Feliz 2016