sábado, 23 de enero de 2016

Mejorar

Hola hola! :) ¿Qué tal?

No podía dejar pasar esta semana sin compartir una reflexión por esta vía. Es un pensamiento que ha vagado por mi cabeza durante el transcurso de la misma y se trata en concreto de mejorar.

Cuando digo mejorar, me refiero a nosotros mismos. No a compararnos con otros, porque nadie es igual que nadie. Este error lo cometemos durante años y años, para luego un día darnos un portazo contra la frente y de repente caer en cuentas: no es superar al prójimo el significado de mejorar, no es competir contra un tercero, ni copiar estilos o usos de alguien más.







Se trata más de ser tu mismo. Y de superarte a ti mismo como ser, como persona única.


Quizás en la mayoría de los casos mejoras o cambias tu dirección o rumbo, porque quieres llegar más lejos en lo profesional, o porque en lo personal o espiritual no te sientes bien con tus acciones, pero debes visualizar primero en qué estás fallando.

¿Cómo has sido en tiempos pasados y qué no te gusta de ti si te retrotraes a esa(s) época(s)? ¿Qué  crees que te ha estancado?

Entonces desde ahí debes partir para superar a ese ser que fuiste y que quizás todavía eres y que te desagrada.

No creas que el cambio será repentino ni inmediato. Será una lucha de demonios internos porque con los años cambiamos.  Nos hacemos más sabios, o más tercos,  más cuerdos, más desinhibidos, en otros casos somos más precavidos, más esto o aquello... y por supuesto somos menos muchas otras cosas también...

La competencia eres tú. No mires a los lados, deja al otro que viva su vida. Tú eres único y diferente como ser, eso no lo olvides.





Tu guía no debe ser la trayectoria de otra persona. La tuya es inimitable. Así como la de las demás. Puede que haya similares, pero nunca serán iguales. Lo que a aquél le funcionó no necesariamente será tu solución segura.

Mas es posible superarse a sí mismo. Mucha gente lo hace, lo logra. Otra gran cantidad lucha cada día para hacerlo, pero primeramente se lo propone.

Te propongo que no mires a nadie con ojos de envidia ni de codicia. Sé original y creativo, ingéniate un nuevo plan. Crea tu propio estilo. Hazlo relucir.

Mírate a ti mismo y comienza a trabajar en tu plan de cambio.

Mucha gente dice que árbol que crece torcido no se endereza jamás y eso no lo creo. Soy partidaria de que somos capaces de hacer cosas nuevas y diferentes con nuestra vida, con una nueva actitud y con gente que llega también para darnos una especie de empuje especial.

Mas no cuentes con nadie. Empieza solo, porque se trata de tu persona, de tus flaquezas o debilidades, no las del vecino de al lado.

Plantéate nuevas metas. Con esfuerzo y dedicación es muy posible que logres verlas realizadas en un tiempo prudente.

Te invito a mejorar, no por él, ni por ella, ni por nadie, sólo por ti mismo.

Reitero que eres único e irrepetible como ente del universo que habitamos.

¡Feliz fin de semana!