jueves, 2 de junio de 2016

Origins Rose Clay Mask Review

Hola hola, en esta ocasión comparto mis impresiones sobre esta interesante mascarilla de Origins (Original Skin), que actúa ante todo como retexturizante de la piel.

Su packaging lo defino como amor a primera vista, ya que nos ofrece una presentación muy delicada, en tono rosa claro, bastante femenina diría yo.

Los productos de Origins rara vez me decepcionan, por eso en cuanto recibí la recomendación de esta mascarilla por parte de una suscriptora, no dudé en adquirirla tan pronto tuve la oportunidad.






Contiene arcilla rosa mediterránea, perlas exfoliantes de jojoba y epilobium canadiense.

Su precio, por lo menos donde la compré (Douglas Alemania) es de €26.00.

Ahora procedamos a desglosar cada detalle sobre la misma.



¿Qué nos ofrece esta mascarilla?


Pues en primer lugar, como ya citamos, una restauración del tejido dérmico. Digamos que un cambio de la superficie de la piel- que es la parte normalmente más afectada por los efectos medioambientales.

De igual manera nos promete purificar profundamente la piel, dejándola suave (libre de asperezas) y radiante. Los poros se minimizan tras el uso.







Su ingrediente esencial es la arcilla rosada mediterránea (mezcla de arcillas roja y blanca), mayormente conocida por sus propiedades antioxidantes, calmantes y regeneradoras de la piel. 


Particularidades


El producto se nos presenta en un tubo de 100 ml. Viene tal y como lo vemos (sin caja o empaque) -al desnudo, digamos.

Su textura es semi-granulada. No ofrece ningún aroma que pueda definir en particular. Es muy suave su fragancia, apenas perceptible, punto muy positivo para aquellas personas de olfato delicado.


sin difuminar



Indicada también para pieles sensibles. Doy fe de ello, porque la mía lo es.

Modo y frecuencia de uso


Se debe tener el rostro limpio y seco antes de proceder a aplicarla, en capas muy finas. Evitar la zona del contorno de ojos, por supuesto.

Dejar actuar por unos 10 minutos. A veces prefiero dejarla actuar un poquito más.

Tras pasar este lapso mínimo de tiempo se recomienda que se retire con abundante agua y haciendo uso de la yema de los dedos para exfoliar.

No se retira con facilidad, es necesario dar repetidos toques con las yemas de los dedos para retirar el producto por completo de nuestro rostro.

Esto no es negativo, pues hace que la piel quede aun más limpia a raíz de la exfoliación.

difuminada



Luego secar nuestro rostro suavemente con una toalla facial y aplicar sérum y/o loción hidratante habituales.

Se recomienda de 1-2 veces por semana.

Impresiones Generales


Desde mi experiencia la mascarilla en cuestión limpia el cutis de manera suave, muy delicada. No se observan signos de irritación, ni de asperezas en la piel sino más bien todo lo contrario: se palpa tan suave como la seda.

También se puede visualizar mucho más clara, purificada. Los poros aparentan ser más diminutos. Con el tiempo y el uso gradual supongo que podrán minimizarse aun más.







En conclusión puedo afirmar que la seguiré ocupando y que mi piel se nota bastante mejorada tras el uso de este interesante producto.

¡No tiene desperdicio!

Te invito a probar la Rose Clay Mask sobre todo si tienes poros muy abiertos y la piel opaca, para renovarla, alisarla y sumarle frescura.






Muchas gracias por leerme.