lunes, 13 de junio de 2016

Sí a la Tolerancia... No al Odio

El pasado fin de semana me quedé tan estupefacta y me sentí a la vez tan impotente como muchos de los que observaron los hechos ocurridos en Orlando, EEUU: dos asesinos a sangre fría, en hechos diversos, decidieron abrir fuego y acabar con la vida de indefensos seres humanos.

En el primero de los casos, la cantante Christina Grimmie de tan sólo 22 años, quien amablemente firmaba autógrafos tras un concierto, fue vilmente acribillada por un fan "descarriado".

Lo triste del caso, aparte de la pérdida de una hija, una hermana y una entrañable amiga para sus allegados, es la amabilidad que ésta expresaba en sus últimos momentos, cuando este sujeto se acercaba a ella sin ella imaginarlo, para cometer el fatídico crimen.

Ella lo recibía según los testigos, con sus brazos abiertos y con suma confianza e ingenuidad. ¿Él? Sin pensarlo dos veces, le quitó la vida.


Un horrendo crimen de odio.

Ni bien salíamos de la angustia de perder a tan prometedor talento de la música, nos quedamos perplejos con la siguiente tragedia: más de una centena de personas había sido atacada cruelmente en un bar gay por un joven aparentemente homofóbico, falleciendo al menos 50 de ellas a causa de la balacera ocurrida.







¿Por qué existe tanto odio? 


Muchas veces existe porque pagamos odio con más odio y más repulsión... en muchos casos repudiamos y atacamos a gente inocente por ser de tal o cual raza o religión, o por inclinarse a tal o cual preferencia sexual.

Nos olvidamos de que las personas primero debemos tratarlas antes de hacernos un juicio sobre ellas.

Existen incluso personas repudiadas por llevar un simple apellido que antes de su nacimiento no eligieron llevar. Por ser hijo de o por ser hermano de tal o cual, se les rechaza en los medios.

En otras innumerables ocasiones me pregunto: ¿qué les habrá hecho la vida, para que estas personas actúen de esta forma tan vil? ¿Cuántos golpes duros y bajos habrán recibido? ¿De qué habrán carecido durante sus primeros años de vida- que es precisamente cuando se forja el carácter de un individuo?

Claro, me lo pregunto en aquellos casos donde la persona no sufre ninguna enfermedad mental grave que le imposibilite razonar de manera lógica y normal.

Hoy día existe tanto el bully, el maltrato físico pero también ante todo el emocional, del que hasta hace muy poco se hablaba, la violencia se apodera a grosso modo de más y más gente, sobre todo de gente muy joven.

Todo esto se expande como un tumor maligno, inexplicablemente.

Claro está, mientras más repudio y marginación exista, más hierve la sangre del futuro agresor- en muchos, muchos casos.

El mundo necesita más comprensión. Más tiempo para escuchar. Dedicar más atención a la gente y no a las cosas u objetos.




Quisiera por este medio hacerme eco de la campaña NO al odio y SÍ a la tolerancia.


Oremos por todos los caídos en estos ataques armados y así mismo por sus familiares y seres allegados.

Pero ante todo eduquemos a nuestros hijos, a nuestros sobrinos, ahijados, a ser más tolerantes y a frenar la ira.

El hecho de que tú no compartas mi pensar, no quiere decir que yo tenga que ser quien lleve razón o que te vea inferior a mi persona.

No tenemos que estar mutuamente de acuerdo en todo para ser amables el uno con el otro.

Doquiera existan el respeto y la tolerancia, nunca habrá desavenencias.

No dejemos nunca de razonar las cosas y tratar de ver el otro lado de la moneda, tal como si fuera el nuestro.

Hagamos nuestra labor.

Y también esperemos que el curso de las cosas pueda de alguna manera positiva, cambiar.

Muchas gracias por leerme.